Ortodoncia

En realidad, los padres deben recibir información acerca del desarrollo óseo y de la prevención de problemas de crecimiento, durante el embarazo o en la etapa de bebe. Y es que prevenir maloclusiones y conseguir un correcto funcionamiento de todo el sistema comienza bien temprano, concretamente en el periodo de lactancia, siendo ésta una etapa clave. Además, es el momento ideal para obtener consejos de como cuidar los dientes del bebe con el fin de evitar la aparición de las caries y otros problemas. Los buenos hábitos, tanto en la alimentación como en la higiene bucal de pequeño, conformaran los pilares básicos en su prevención.

De especial importancia es controlar la oclusión del pequeño antes de la erupción del primer molar permanente (sobre niños de 6 años), ya que, si existe algún problema en la función de la dentadura de leche, los nuevos molares reproducirán dicho problema, llevándolo así a necesitar de ayuda para solventarlo.

Tanto en los niños como, en muchos casos, en los adultos, debemos estar atentos a la aparición de signos y síntomas que nos pondrán poner en alerta acerca de la aparición de futuros problemas. Deberíamos consultar en el caso de que aparezca.

Por ejemplo:

  • Masticación no cómoda o eficiente en ambos lados.

  • Respiración bucal.

  • Hábitos nocivos como chuparse el dedo, llevar chupete más tiempo del aconsejado, dormir y descansar en determinadas posturas únicamente.

  • Dificultad en el habla y/o la deglución.

  • Asimetrías faciales.

  • Dientes más gastados que contralaterales.

  • Bruxismo.

  • Dolores de cabeza, molestias en la articulación temporomandibular y/o la musculatura adyacente…

  • Apiñamiento, mordida abierta anterior, sobremordida…

  • Entre otros…

Como ya se ha comentado, lo interesante seria realizar visitas tempranas con el fin de hacer prevención y evitar incluso la puesta de aparatología en muchos casos. Cuando esto no se da se le hará al paciente un estudio minucioso para determinar las necesidades de tratamiento asi como el tipo de aparatos que será necesario.

Lo importante es la individualización de cada caso.

Es interesante comentar que la edad no es un freno para tratarse la boca, si bien es cierto que hay limitaciones para según que tratamientos. Como hemos apuntado anteriormente, personalizar cada caso es clave.

Todos conocemos los diferentes tipos de aparatos que manejamos en las consultas de ortodoncia, empezando por los removibles (que se puede quitar el paciente) hasta los conocidos brackets. También son muy usados en los últimos tiempos aparatos de materiales plástico que por la transparencia que ofrecen, apenas son perceptibles y son muy demandados por la población adulta. A pesar de esta ventaja, no son aplicables a todos los casos. Es importante que el paciente no cree expectativas si estas no pueden cumplirse. Cada uno deberá llevar lo que necesite. No todo es para todos y esto es fundamental en nuestro campo.

En relación a la oclusión, es fundamental llegar a entender que no siempre unos dientes alienados muestran un equilibrio en su función. Debido al mal uso en la masticación (por la dieta civilizada que es muy blanda), los distintos arreglos que haya tenido que hacerse el paciente en forma de empastes, fundas…o incluso la perdida de piezas, empezamos a perder la armonía para la que está diseñada nuestra boca.

Hay que hacer un diagnóstico temprano y llevar al paciente, a través de ajustes u otros mecanismos, a una nueva situación de equilibrio. Esto incidirá directamente en la prevención y/o mejora de trastornos varios, como pueden ser dolores de la musculatura adyacente, molestias articulares(ATM), bruxismo acentuado, cefaleas…entre otros. Chequear cada año la función masticatoria, debe ser parte de las visitas anuales al dentista/ortodoncista.

Parte de este campo es abordado por nuestra compañera, la doctora Esther Merino Sánchez:

«Me licencie en odontología entre los años 1994-1999, en la Universidad de Murcia, donde seguidamente realice mis cursos de doctorado. Si bien los masters que he llevado a cabo posteriormente han estado enfocados a la ortodoncia y la oclusión, la pasión por el modelado o la escultura que mantengo desde niña, así como la necesidad de alcanzar la armonía en las bocas de los pacientes, me han llevado desde siempre a dedicar parte de mi trabajo a la restauración de piezas dentales con compromiso estético, para lo que también me he formado.

Sostengo la premisa de que la estética dental no debe quedarse en un mero escaparate, sino que, además debe contribuir a una mejora de la salud del diente o dientes tratados, y a formar parte de las medidas que persigan el equilibrio oclusal y funcional de cada caso en particular.

Esto se traduce, finalmente en una gran satisfacción y confort por parte de los pacientes y, en lo que a mí respecta, en una inmensa gratificación personal.»

DOCTOR A CARGO DEL SERVICIO

Dra. Esther Merino

¡Contáctanos!

Lunes a Viernes:

  • Mañanas: 10:00 – 13:30
  • Tardes: 16:30 – 20:30

Del 6 al 24 de Agosto (ambos inclusivos) de 09:00h a 15:00h

Cerrado los días 16-17 de Agosto

Envíanos tu consulta